En la elección la apuesta es entre apertura y cerrazón: José Antonio Meade

  • El abanderado de la coalición Todos por México anunció una reforma para aminorar la pobreza y permita crecimiento económico
  • A México no le conviene reinventarse cada seis años y empezar de cero, subrayó
  • El candidato presidencial dijo que vale la pena reivindicar al servicio público

El candidato de la coalición Todos por México a la Presidencia de la República, José Antonio Meade, afirmó este lunes que, de cara a las elecciones de julio próximo, la apuesta es muy clara entre el modelo de libertad y apertura que él representa, y el que plantea la cerrazón y el control del gobierno en diversos sectores.

En la 101 Asamblea General de Socios de la American Chamber of Commerce en México (AmCham), celebrada en el Club de Industriales, Meade señaló que en el tema energético su proyecto apuesta a la apertura, al Estado de Derecho y a la participación cada vez más amplia del sector privado, nacional y extranjero. Además, su gobierno plantea movilizar recursos domésticos para desarrollar cada vez más sectores con una visión clara de seguridad.

En contraste, advirtió, el otro modelo económico plantea regresar el control al Estado, cerrar espacios de libertad, cancelar la posibilidad de que el desarrollo se construya en equipo y centrar la estrategia de seguridad en una amnistía.

“Entre esos dos modelos, yo no tengo ninguna duda de que México va a escoger el mío”, manifestó el candidato en el Club de Industriales, ante inversionistas y directivos de las empresas que conforman la American Chamber.

Meade dijo que su gobierno impulsará la reforma pendiente más importante que hay en el país, que es la de la pobreza. Destacó la importancia de cerrar las brechas en la participación de la mujer y entre quienes tienen o no acceso a educación, salud, alimentación, vivienda y sus servicios.

Explicó que la plataforma de crecimiento y desarrollo en México será infinitamente superior si se logra impulsar una agenda de gobierno que tenga al centro de sus propuestas y de sus políticas públicas la construcción de un país más equitativo.

El candidato de la coalición Todos por México dejó en claro que la mejor forma de cerrar esa desigualdad es a través de generar condiciones de estabilidad y certidumbre, que se reflejan en inversión, empleo y combate a la pobreza. Subrayó que la premisa central de la competitividad es la confianza, que descansa en el buen manejo y conducción de la economía, así como cerrar las brechas entre los elementos que tiene el gobierno y las necesidades de la población.

El candidato presidencial reconoció que esta elección es una oportunidad para hacer un balance de los retos que enfrenta nuestro país en materia de inseguridad, corrupción, pobreza e inclusión.  En este sentido, dijo que a México no le conviene reinventarse cada seis años y empezar de cero, sino consolidar las reformas y el proceso de transformación que se implementó en los últimos años.

Meade recordó que México lleva ocho años de crecimiento económico robusto, incluyente y balanceado en todos los trimestres, y debe aspirar a un incremento mayor en esta actividad sobre la vía de aumentar la productividad, hacer su tarea y dar acompañamiento a quienes participan en este esfuerzo.

En el encuentro, además de la competitividad, José Antonio Meade fue consultado sobre la relación con Estados Unidos y el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TCLAN), la agenda energética y su estrategia en materia de seguridad y Estado de Derecho.

Subrayó que sí hay manera de modernizar el acuerdo comercial con Canadá y Estados Unidos, ya que, dijo, la relación con estos países es amplia, variada, profunda y se construye día a día entre inversionistas, población en general y no sólo entre gobiernos.

Respecto a la modernización del TLCAN, Meade expresó que, frente a la incertidumbre, México tiene que consolidar sus pertenencias, es decir sus ventajas geográficas, fortalecer la infraestructura en carreteras, puertos, aeropuertos y establecer cruces fronterizos modernos. Destacó la importancia de tener instituciones fuertes y creíbles para que nuestro país envíe señales de certeza al mundo y pueda continuar su desarrollo económico.

En materia de seguridad, Meade se pronunció por implementar una estrategia integral y profunda que contemple cinco elementos rectores: reconstruir el tejido social, evitar que las armas y el dinero lleguen a manos de la delincuencia organizada, una Ley de Extinción de Dominio eficiente, fortalecer el cuerpo policíaco y homologar los códigos penales para que los delitos se investiguen y castiguen de la misma forma.

El candidato de la coalición Todos por México dijo que, en materia energética, el verdadero valor de la reforma se percibe cuando el precio del barril del petróleo se ubica en 18 dólares, por lo que la participación de inversionistas permitió desahogar la presión que había sobre Petróleos Mexicanos (PEMEX) e impulsar un desarrollo a futuro.

En la sesión de preguntas, José Antonio Meade destacó la importancia de reivindicar el servicio público, bajo la premisa de que no hay partidos políticos corruptos, sino funcionarios de gobierno que se han manejado al margen de la ley y los cuales no tendrán cabida en su gobierno.

Expresó que la corrupción no se erradicará por voluntad política ni porque una persona se ponga como ejemplo, sino que se requiere generar leyes e instituciones que combatan este fenómeno.