Aprueban exhorto donde piden se reconsidere proyecto de Elecnor

Con la intensión de resolver las inconformidades de vecinos de los municipios por donde se pretende construir el proyecto de gasoducto Morelos, que la Comisión Federal de Electricidad concesionó a la empresa española Elecnor.

Diputados locales(21) aprobaron por unanimidad de votos enviar en exhorto al presidente Felipe Calderón Hinojosa, donde también piden se considere o, en su caso, reconsidere el trayecto de dicho proyecto, evitando las manchas urbanas, debido a que constituye un foco rojo de posibles accidentes, todo ello como política de prevención y garantía de seguridad pública.
La propuesta fue leída por el presidente de la comisión de protección civil, seguridad pública, prevención y readaptación social, Fulgencio Torres.
Según el documento leído el proyecto pasara por 10 municipios de Tlaxcala y recientemente la empresa licitante ganadora para la construcción del gasoducto ha solicitado el permiso a los ejidatarios donde se tiene proyectado el paso del gasoducto.
Situación que mantiene en alerta a pobladores de esos municipios al considerar que la obra representa un peligro latente.
Es de recordar que meses atrás habitantes del Municipio de Ixtacuixtla de Mariano Matamoros, solicitaron la cancelación de la obra del gasoducto que pasa por la comunidad antes citada,
A esa propuesta también se sumaron pobladores de Damián Texoloc y Nativitas, tras considerar que dicho proyecto implicará grandes consecuencias y cambios al medio ambiente, así como a la vida cotidiana de cada uno de los habitantes de las diferentes localidades, que integran los municipios afectados de al menos 10 municipios de la entidad.
También señalaron que el Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) resolvieron que 23 kilómetros de ducto del Proyecto Gasoducto Morelos quedará dentro de la zona de riesgo del volcán Popocatépetl, por lo que determinaron que su construcción es improcedente, pues representa un peligro significativo para las comunidades que habitan cerca de la región de los estados de Morelos, Puebla y Tlaxcala.