Todo un ejemplo de vida; hoy, esas amigas se cobijan con ella

cancer-mama-alamy456

Patricia del Carmen Luna

El drama. A pesar de lo mal que me sentía, nunca deje de comer, aunque sentía que la comida se me atoraba, lo mejor de todo es que mis amigas se habían preparado para ayudarme, ellas se reúnen cada 15 días y buscaron un psicólogo especializado en oncología para irme a visitar y de esta forma poder apoyarme,  sin saber que yo iría a visitarlas para agradecerles la “carta” , en casa de una de ellas me encontré con la sorpresa de que estaría el especialista platicando con ellas la forma de poder motivarme.

Fue en ese momento que pude liberar un poco de la presión que tenía mi corazón, lloramos, reímos, me escucharon, las escuche y  me sentí más comprometida con la vida, porque ahora sé que cuento con otra familia que son ellas, cada 15 días empecé a ir de nuevo a las reuniones, cuando faltaba siempre una de ella una llamada, MB estas bien, necesitas algo te mandamos abrazos cuídate, te queremos.

Todo esto lo fue llevando a la sala de Quimioterapias, hoy falto la compañera, preguntaba. “Ya se rindió” me contestaba, era entonces donde mi carta no solo me ayudo a mi sino a mis compañeras, porque día a día la leía con más amor y la compartía con mi nuevas hermanas de dolor, quienes también necesitaban de apoyo y valor para aferrarse a la vida…

Ya en la penúltima de 12 quimioterapias, habiendo tenido que cambiar el medicamento en dos ocasiones, lo que provoca que los efectos secundarios sean más agresivos calor, frío, nauseas, vómitos, perdida del cabello y escalofríos constantes… no decai.

Al fin terminadas las quimios solo una cuantas radioterapias en las que sientes como se te desprende la piel y sin más con determinación y aplomo fue llegando poco a poco al término de un tratamiento que para al principio era interminable.

MB, haz ganado por ahora la batalla revisión una vez al año en un control de por vida, pero mis varias de mis compañeras no tuvieron tal suerte que triste algunas ya murieron, otras siguen ahí luchando, con el frío en las venas, llenas de dolor…

Ahora solo me queda salir adelante en esta sociedad machista, donde no importa si estoy viva solo que estoy incompleta.

“Agradezco a todos los que me han acompañado, en este andar, a los que poco a poco han salido adelante junto conmigo, por las que quedaron en la lucha y por las que siguen luchando”, fue  su comentario.

Si tú eres de los afortunados aprende a ayudar tan solo una palabra puede salvar una vida, atiéndete y se vale tocar, realiza tus chequeos médicos y no dudes en preguntar. . .

Porque esta podría ser tu historia o la de un familiar cercano.