Crónica de un día Anunciado “Marcha Silenciosa en Tlaxcala”

  • Tlaxcala cuna de la nación, de la evangelización y ahora cuna de la defensa de la vida

Patricia Luna León

“Solo Dios es el Autor y dueño de la vida. El Ser Humano, su imagen viviente, es siempre sagrado, desde su concepción y hasta su muerte natural, es decir, en todas las circunstancias y condiciones de su vida”, sostuvo  Monseñor  Francisco Moreno Barrón Obispo de la Diócesis de Tlaxcala a lo largo de su caminata por las calles de la capital.

Ante una respuesta de convocatoria lanzada el pasado 18 de Abril, se dieron cita en el atrio de la Basílica de Nuestra Señora de Ocotlán cerca de 20,000 personas quienes llevaban una consigna, “Si a la Vida no al Aborto”.

Uno tras otro se vieron llegar los autobuses que de todos los lugares del Estado de Tlaxcala se encontraban llenos de feligreses con un solo sentir, apoyar al que es su guía espiritual, Mons. Francisco Moreno Barrón Obispo de Tlaxcala, quien se encontraba emocionado por la cantidad de personas que asistieron al Lugar, sin importar edad, sexo, credo, personas de todas las edades hacían su arribo niños, jóvenes adultos, personas de la tercera edad a pie, en carriola, con bastón, en silla de ruedas.

Todo era  fervor y una emoción que enchinaba la piel y formaba un nudo en la garganta, en punto de las 16:00 hrs. comenzaron a hacer su arribo para de esta forma poco a poco ir en cuenta regresiva en espera de su pastor, su guía espiritual, Moreno Barrón cerca de las 17:30 hrs. tomo el micrófono para hacer uso de la palabra y dar su mensaje de inicio.

Quien pese al fuerte viento que había en el Lugar tomo la palabra acto seguido de la transmisión de un mensaje anterior que ya circulaba en las redes sociales desde el pasado 18 de Abril, en el cuál explica e invita a la realización de la marcha.

Con un caluroso saludo y dando la bienvenida a todas las personas y sobre todo a las familias enteras, asociaciones civiles católicas y no católicas que se dieron cita en el atrio de la Basílica comenzó su discurso no sin antes agradecer el apoyo y  la presencia.

“Científicamente está demostrado que el código genético de cada persona se define en el momento mismo de la fecundación. El aborto no es un derecho, humano sino un atentado en contra de la vida, que es el derecho fundamental en todo ser humano.

El bebé es otro cuerpo , otro ser distinto a la madre. El aborto es darle muerte a un ser indefenso, que tiene derecho a vivir y a quien le debemos especial protección.

Sólo Dios es el autor y dueño de la vida. EL ser humano, su imagen viviente, es siempre sagrado, desde su concepción y hasta su muerte natural, es decir en todas las circunstancias y condiciones de su vida…

Dios ha confiado al ser humano su obra creadora y nos ha llamado a ser co-creadores con él ¡Qué gran privilegio y qué tremenda responsabilidad¡” Monseñor Moreno Barrón

Puntualizando estos conceptos procedió a la justificación legal de su petición ante la CNDH en el Estado, sin antes mencionar que dicho trámite se encuentra en proceso ya en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde se valorara, instancia a la cual se le notificará de igual forma la petición no solo del Obispado de Tlaxcala sino de la población asistente de forma insistente y con preocupación de que sean invalidados los artículos impugnados.