Certificados 27 promotores sociales de Oportunidades en lenguas indígenas

Son originarios de Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Yucatán, donde 52 por ciento de las familias incorporadas al programa habita en localidades indígenas

En la República mexicana, cerca de 300 promotores bilingües son vistos como prospectos para obtener la certificación Oportunidades y el PAL tienen presencia en los mil 200 municipios clasificados como indígenas.

Las lenguas indígenas forman parte de la riqueza histórica de nuestro país y nosotros las vemos como una forma más útil, gentil, productiva y efectiva de acercar los programas sociales a las familias más vulnerables, afirmó el Coordinador Nacional de Oportunidades, Daniel Hernández Franco, al entregar certificados a 27 promotores sociales bilingües.

El funcionario federal entregó certificados a 27 promotores sociales en lenguas indígenas de Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Yucatán, como resultado de un trabajo conjunto en el que intervinieron el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (CONOCER), y el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI).

El Programa Oportunidades obtuvo la certificación de sus promotores sociales, quienes ahora atenderán a la población beneficiaria de las etnias maya, chol, tzotzil y tzeltal, bajo el Estándar de Competencia Atención en su lengua materna a población hablante de lenguas indígenas en programas sociales.

En Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Yucatán, Oportunidades y el Programa de Apoyo Alimentario (PAL), atienden a cerca de 900 mil familias, de las cuales, el 52 por ciento habita en localidades indígenas.

Actualmente, en todo el país, cerca de 300 promotores bilingües que laboran en las localidades con alta presencia indígena son vistos como prospectos para obtener dicha certificación, ya que contribuyen a brindar una orientación efectiva a las familias que habitan en comunidades predominantemente indígenas.

Oportunidades busca aprovechar todas las ventajas de contar en su padrón con siete millones y medio de mexicanos beneficiarios de origen indígena; es decir, 75 por ciento de la población que en nuestro país conserva su cultura y tradiciones a través de sus diferentes etnias.

A la fecha, Oportunidades tiene presencia en más de 20 mil localidades de los mil 200 municipios clasificados como indígenas, donde en el presente ciclo escolar un millón 350 mil niñas, niños y jóvenes reciben beca para continuar sus estudios, entre el tercer grado de primaria y el tercer año de bachillerato.

Durante el evento de entrega de certificados a 27 promotores sociales bilingües, la Directora General Adjunta de Certificación del CONOCER, Magali Soria de Antuñano, explicó que el Sistema Nacional de Competencias se ha convertido en un instrumento para la competitividad, el desarrollo y el progreso económico de nuestro país.

La certificación, enfatizó Hernández Franco, es un beneficio para a los promotores sociales, quienes ahora pueden obtener créditos en el sector educativo formal a través del Banco de Créditos de la Secretaría de Educación Pública.

De igual manera, el Director General Adjunto Académico y de Políticas Lingüísticas del INALI, Antolín Celote Preciado, apuntó que con la certificación de promotores sociales se avanza hacia un México con mayor justicia social.

“La alianza estratégica que tenemos con Oportunidades y el CONOCER nos permiten mostrar que a través de la suma de esfuerzos podremos multiplicar las acciones para avanzar  hacia un México más equitativo y más justo para las poblaciones indígenas de nuestro país”.

Finalmente, Reyna Araceli Moreno Montoya, representante de los promotores sociales certificados, dijo, primero en lengua tzeltal y después en español, que esta certificación significa un reconocimiento a las raíces, cultura y visión del  entorno social de la población indígena.

“Hoy podemos llegar de manera clara a las familias monolingües y acercarles la información de Oportunidades y el PAL en lengua materna, logrando una comunicación efectiva, y rompiendo, con ello, barreras de desigualdad, marginación y discriminación”. Concluyó.