La corrida de “La gloria” en la plaza Jorge “El Ranchero” Aguilar registró un lleno total

Uriel Moreno “El Zapata” triunfa al indultar a “Franciscano”; sus alternantes Jerónimo e Israel Téllez escucharon palmas.

Ante un lleno total en la plaza Jorge “El Ranchero” Aguilar se celebró “La Corrida de la Gloria”, donde Uriel Moreno “El Zapata” triunfó al indultar un toro de regalo de nombre “Franciscano”, en tanto que sus alternantes Jerónimo e Israel Téllez escucharon palmas.

Por segundo año consecutivo el festejo que se realizó la noche del Sábado de Gloria, se convirtió en una fecha importante en el ámbito turístico y de tauromaquia para la entidad, ya que el coso tlaxcalteca registró lleno total de visitantes locales y de paseantes de los estados de Puebla, Hidalgo, Morelos, Veracruz y el Distrito Federal.

El espectáculo inigualable inició con el paseíllo de los toreros que se dio a la luz de las velas; se lidiaron seis toros de la ganadería tlaxcalteca de Cuatro Caminos desiguales en su presentación y con poco juego.

El evento fue organizado por la empresa “Espectáculos Taurinos del Altiplano” de José Ángel López Lima y su hijo Miguel Ángel López Zamora, con el respaldo de la Secretaría de Turismo del Estado (Secture) y del Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino (ITDT).
Los astados de cuatro caminos resultaron difíciles para los alternantes. “El Zapata” en su primero tuvo palmas y en su segundo, a pesar de lo voluntarioso de su faena, logró ovación al tercio, en tanto que Jerónimo ganó palmas en el segundo toro de la noche y vuelta al ruedo en el quinto del festejo.

Por lo que toca a Israel Téllez, obtuvo ovación en el primero de su lote y palmas con el que cerró la lidia normal. Uriel Moreno “El Zapata” regaló un séptimo astado de la ganadería de Guanamé, con el que alcanzó la gloria taurina al indultar al toro “Franciscano”, marcado con el número 69 y con 490 kilos de peso.

Uriel Moreno, ahora en su tierra y en una noche especial abandonó el coso tlaxcalteca en hombros, ante la ovación de los asistentes que hicieron una buena entrada en este festejo que fortaleció al sector turístico tanto hotelero como restaurantero.

Antes del paseillo, dieron la vuelta al ruedo un grupo de niños y jóvenes de la agrupación taurina “Juventud es Toros”, que encabeza Adriana Sánchez de la Ciudad de México que promueve la fiesta brava en diversos espacios y plazas del país.