72 ultimas horas de “amarres” antes de votar

Tras de 60 días  de campañas políticas, exhibiciones sin ton ni son, disparatadas declaraciones de triunfo del PRI, PAN, Morena, PT y PANAL,  del resto de los contrincantes malogro el toque de puerta y convencer al electoradocon sus miserias,incluso al candidato Independiente envuelto en la izquierda  , y que  bajo los argumentos de la inequidad financiera  en los tres Distritos Electorales en Tlaxcala. Olvidar  durante los cuales cada quién hizo lo que consideró “idóneo” para atraer la atención de los votantes y conquistar su voto, ayer concluyó uno de los períodos de campaña menos pacíficos de que tengamos memoria los mexicanos, al menos desde el advenimiento de la denominada “normalidad democrática” en México .

Abraham Acosta Barba

Hoy, afloran en territorio tlaxcalteca más incertidumbres  que violencia para el domingo 7 de junio.  J. Carmen Corona Pérez, hace un trabajo de “amarres” con activistas, cuyás canicas son de los priistas. Hoy, su jefe de campaña entablo una larga charla en el Bunte, restaurante capitalino, a pesar de que la lleva difícil, por llevar como contrincante al priista Ricardo García Portilla y a Lilia Caritina, cuyos perfiles han  resultado del agrado del electorado.

La falta de innovación, proyectos deportivos para inhibir altos índices de drogadicción, tabaquismo y alcoholismo fue algo inusitado, amén del olvido de los candidatos, que no consideraron tangible para salir del hoyo, sino  el  claro protagonista más evidente de la contienda que el próximo domingo tendrá su punto culminante al desarrollarse una jornada electoral respecto de la cual flotan en el ambiente un cúmulo de incertidumbres partidistas.

Ayer, hoy y siempre en los últimos 30 años del sistema político en

Tlaxcala, las campañas basadas exclusivamente en la denostación del  adversario (PAN-PRD-PT-PANAL-MORENA)  fue la comidilla en los últimos 30 días”.

En México nadie puede  ni debe alegrarse de que lleguemos al final de las campañas con este escenario de violencia en Morelia, Guerrero, Oaxaca. A nadie beneficia que los procedimientos de la democracia sean sustituidos por la anarquía y la  fallida de la CNTE.

A nadie, excepto a quienes le apuestan a la instauración de un régimen autoritario en el cual prive el imperio de la fuerza y los ciudadanos seamos reducidos nuevamente al papel de súbditos, perdiendo así nuestra condición actual de igualdad entre unos y otros.

Valdrá la pena en este sentido que estemos todos alerta frente a las pulsiones autoritarias y que no caigamos en la trampa de creer que lo importante es la demolición del régimen actual, sin importar cuál sería el modelo con el cual se le sustituiría al país.

En Tlaxcala, los  tres días de “silencio” que vienen deben servirnos a los ciudadanos para reflexionar, más que en las opciones partidistas que se nos han presentado en los 60 días previos, en el futuro que deseamos para nuestra comunidad.

Cualquier que éste sea, sólo puede prosperar en la medida en la cual preservemos la democracia como fórmula de organización social, pues sólo en la presencia de ésta podemos aspirar a construir un espacio de crecimiento y desarrollo individual y colectivo en el cual quepamos todos.

Han concluido las campañas más violentas de los últimos años. Los partidos y sus candidatos han tenido ya su oportunidad para manifestarse y expresar sus ideas y estrategia.

Toca ahora a los ciudadanos apoderarse del espacio público y reivindicar, para beneficio colectivo, los valores y la esencia de la democracia que nuestra clase política no sabe, no puede o no quiere fortalecer y consolidar.