El recuento de los daños

Como poder olvidar la forma en que se ha visto envuelto nuestro país, desde el arribo nuevamente del PRI a la presidencia de la República otro año más nos hemos encontrado con un sin número de cambios que pretenden “Mover a México”…

Patricia Luna León

No podemos dejar de esperar en suspenso lo que sucederá en este 2015 donde esperamos que la realidad de este país valla tomando un mejor rumbo, no solo político sino en el aspecto interno de nuestra economía.

La cual se ha visto envuelta en una inestabilidad que nos lleva a preguntarnos sobre la visita de nuestro presidente Enrique Peña Nieto  a EU este próximo 6 de Enero ¿ no será para llevar la cartita de Reyes Mexicana deun gran regalo al Presidente Obama?

La realidad es que la inestabilidad no solo de los mercados financieros nos hacen sospechar que se repetirá con más fuerza aquel error de diciembre de hace 20 años, del cual todavía no estamos recuperados.

Ante el supuesto de un cambio radical ante un sin número de reformas que esperamos que no sean como la laboral que lejos de beneficiar a los trabajadores les redujo las prestaciones y acrecentó el tiempo para el retiro dejando a los bancos con el famoso Afore la oportunidad a una pensión digna después de determinado tiempo de vida laboral cosa que esta por verse.

¿Y cómo pasaran estas fiestas familiares los padres de los 43?, a quienes oficialmente se les ve negada una tumba para llorarles a sus hijos, ante los supuestos homicidios ocurridos en Ayotzinapa, a quienes todavía no se les da solución como a muchos casos más.

¡Oh México querido! A quién pedirle el recuento de los daños, debemos vislumbrar la alborada de los beneficios ofrecidos por nuestro Señor Presidente,donde con las supuestas tan renombradas reformas pretende cambiar un país agonizante y cansado de tanta injusticia que por si fuera poco se desea callar al unísono sus voces que solo claman fervorosamente JUSTICIA ensordeciendo las mentes de un congreso elegido por el pueblo que no trabaja para él.

Con dolor, enardecido este pueblo mexicano pretende salir adelante de una serie de momentos que ponen en crisis el progreso de nuestro país lacerando cada vez más todos y cada uno de sus momentos.

Con cuanto esfuerzo las familias mexicanas les dan estudios a sus hijos, sacrificándose día a día para hacer ciudadanos de bien, para que de buenas a primeras se pretenda bajar de nivel a quienes se han desempeñado en una labor tal que es casi un apostolado, la enfermería.

Como se pretende mover a México donde no solo se están callando las voces de quienes están inmersos en un dolor indescriptible, pérdidas irreparables, que al gobierno después de cometer un crimen de estado, uno de tantos todavía pretende disfrazar su interés donde solamente se haciendo más armas en contra de su Pueblo.

Y como olvidar al tan valiente joven que no le importó ser deportado tras mostrar en los premios Nobel una bandera ensangrentada de México, ese es el dolor. ¿Y los que deben salvaguardar la integridad de los  que Ciudadanos dónde están?

Las cosas están de este color y la verdad, es necesaria una estructura que cambie las condiciones políticas no solo de cada una de las familias sino del país.