El gran desmadre mexicano

(El 68, el 72, las muertas de Juárez, Ayotzinapa, narco, etc.)

Por: Jorge Fernando Martínez Meza

Nadie duda que los sistemas de inteligencia de México sea uno de los sistemas más arcaicos, en comparación de los sistemas de los países del primer mundo, pues estamos en el entendimiento de que es un país tercermundista, pese a los comentarios de los “analistas” pagados por el propio gobierno.

El sistema de inteligencia en México, sea militar, privado, burocrático, se ha basado en “espiar” a opositores al régimen de gobierno cuando su verdadera operatividad es alertar  sobre riesgos y amenazas a la Seguridad Nacional, sin embargo para las mentes de las altas esferas del poder, su único riesgo es no perder el statu quo que representa la llegada de la izquierda al poder, entiéndase que en México, en esta época sería difícil un golpe de estado por la cercanía al país más poderoso del mundo: Estados Unidos.   

Luego entonces el aparato de inteligencia se ha puesto más al servicio de clase gobernantes para orquestas desapariciones forzosas como ha ocurrido por décadas en la época de la hegemonía priistas, es por ello que la situación de Ayotzinapa no es nada nuevo para los que han seguido de cerca la secuencia de poder. En México nunca ha existido la democracia, sino simple alternancia de poder entre PAN y PRI, en su mayor presión en el año 2000 cuando organismos internacionales obligaron a México a traspasar el poder, las elecciones fueron mero teatro.

El estado mexicano, sabe perfectamente en donde se ubican los 43 normalistas “desaparecidos”, aun cuando sus sistemas de inteligencia son deplorables, en casos como estos: son su especialidad. Cuando más pase el tiempo, de “encontrar” a los normalistas, más pronta resignación y paz encontraran sus seres queridos, es algo psicológico y eso lo sabe el gobierno. El gobierno siempre sabe cuándo y a qué hora dar la noticia trágica, siempre salvaguardando la imagen del ‘mandamás’ y desde luego desviando la tención culpando a un tercero, para evadir las obligaciones que tiene el presidente de la república y su gabinete en cuestiones de inseguridad, máxime que la inseguridad que se vive en México es consecuencia del priismo que gobernado mas de 7 décadas consecutivas, repartiendo la responsabilidad con el panismo ‘calderonista’, que por el hecho de “legitimarse” en el poder en el año 2006 tras una elección presuntamente fraudulenta, puso en marcha su guerra contra el narco que dejó miles y miles de muertes, pero no combatió el fondo, sino que criminalizo la pobreza como pretende este gobierno federal hacernos creer con los normalistas al “sugerirnos” que pudieran haber estado ligados el narco de la región.

El meollo del asunto surge a raíz de na nota: “La madrugada de este martes, fueron detenidos en la Ciudad de México, José Luis Abarca Velázquez y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, autores intelectuales de la muerte de 6 personas y de la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. Un grupo de élite de la Policía Federal realizó la captura de la pareja más buscada de México, por quienes se ofrecía una recompensa de hasta un millón y medio de pesos. La detención se realizó en una casa ubicada en la delegación Iztapalapa. El operativo incluyó tres sitios objetivos en la colonia Santa María Aztahuacán: dos en avenida Jalisco y uno en la calle Cedros, donde fueron detenidos. Las autoridades los señalan como responsables de la desaparición de los 43 normalistas, y la muerte de seis personas, en los episodios de violencia del pasado 26 de septiembre”, según el boletín enviado por el gobierno federal.

Ahora que José Luis Abarca Velázquez y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, están en mano de las autoridades federales, como ha sido costumbre pactaran con los presuntos delincuentes para incriminar e irse con todo contra Andrés Manuel López Obrador, “el peligro para México” pues los focos rojos están en alarma en le secretaría de gobierno federal, pues la intención de Morena es hacerse del tercer lugar en las elecciones del próximo año, eso haría perder fuerza a muchos partidos de izquierda entre ellos el PRD aliado ‘en el pacto por México, del gobierno peñista.

El pueblo fiel, siempre fiel, pudiera creer en el desenlace planteado por el gobierno federal y las altas oligarquías triunfan de nuevo en medios de gran y caótico desmadre mexicano. ¿Será? Pues el gobierno sabe, siempre ha sabido que el narcotráfico da empleos que el gobierno por su ineptitud no ha logrado ofrecer a sus gobernados. México vive del narcotráfico y de las remesas que envían nuestros paisanos que dejaron su terruño para ir en busca de mejores ingresos, si estas dos cuestiones no existiesen México seria 6 veces más caótico que lo que hoy en día vemos a diario.