Concursos de la COMAIP 2013

Me pregunto ahora que, como coordinador de la Comisión de Comunicación Social de la Conferencia Mexicana para el Acceso a la Información Pública (CCS-COMAIP), estamos a punto de entregar los premios a los ganadores de los concursos de spot de radio y de ensayo (que realizaremos en Cuernavaca, Morelos el jueves 21 de marzo), qué puedo decir que además de ser festivo pueda ser también honesto.
Entonces pienso que por ser ya la tercera edición de aquél y la segunda de este, lo primero que hay que reconocer es la constancia. Difíciles condiciones, las de hoy, para mantener dicha constancia, pero ahí está y podemos darnos chance de festejarla.
Pienso por lo tanto que sin tapujo alguno hay que reconocer a aquellos en los que no sólo surgió la idea sino que además la impulsaron generosamente, es decir sin egoísmo. E inmediatamente salta a estas líneas el nombre de Blanca Lilia Ibarra, incansable y eficaz guerrera por la transparencia; así como la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla que no sólo con pulcritud y puntualidad sino congruente con su historia acompaña este esfuerzo desde el principio.
Debo decir que nos ha tocado tomar la estafeta de encabezar estos trabajos en la COMAIP no directamente de Blanca, sí de Agustín Millán, digno y elegante ex comisionado del INFODF, que además nos sigue ayudando, ahora como jurado. Porque con él y Oscar Guerra Ford el INFODF ha sido apoyo fundamental de lo que ahora celebraremos.
¿Y qué festejamos? Aplaudimos que jóvenes universitarios de nuestro país voltean sus nobles miradas a nuestro quehacer diario de generar una cultura democrática por la transparencia de un lado y la privacidad del otro. Que tienen ya en sus mentes de muy posibles futuros funcionarios públicos la vocación por estos valores humanistas.
Pero decía al principio que, qué podría decir que también resultara honesto, nítido, transparente; y no tengo otra forma de plantearlo más que como una pregunta con motivaciones para mutarse en una tímida hipótesis. Y entonces me pregunto, qué tanto estos concursos realmente han contribuido o contribuyen a promover o divulgar los derechos humanos fundamentales del acceso a la información pública y la protección de los datos personales.
Huidiza resulta la respuesta, sobre todo si no cerramos los ojos a esa mala costumbre (y disculparán el lugar común) de salirse por la tangente o de inundar el espacio con eufemismos propios de la retórica (para no decir de la hipocresía). Pero si apelando otra vez a la honestidad quisiéramos atender la complejidad y no refugiarnos en la simpleza, entonces buscaríamos una hipótesis de trabajo sencilla, de la más elemental correlación de variables; y diríamos, “La difusión masiva de los trabajos ganadores redundará en una efectiva influencia en la población”. Por lo tanto tenemos que continuar trabajando ahora en nuestra variable dependiente, es decir la difusión, la divulgación del sentir de estos jóvenes universitarios que dedicaron algo de su tiempo en crear estos productos.
Pero también resulta inevitable la “pregunta incómoda”: ¿Estamos los órganos garantes de la transparencia y la privacidad del país, incluyendo al IFAI, comprometidos a hacerlo?
Incluso puede ir más allá. Preguntaría si las organizaciones de la llamada sociedad civil o los promotores particulares de estos temas, estarían dispuestos a ayudarnos no sólo a difundir los trabajos (las redes sociales son un magnífico medio), sino incluso a analizarlos.
Puedo proponer por lo tanto hacer un atento llamado a todos los órganos garantes miembros de la COMAIP a una cruzada nacional para propagar lo que hoy premiamos. Llamaría al IFAI para que la encabece. Habría que elaborar una estrategia sencilla para que se aplique en todo el país. Hay que buscar en los medios de comunicación públicos y privados a los aliados necesarios. Podemos pedir a los radiodifusores que nos hagan un espacio en sus escaletas para nuestros spots. Igual podemos invitar a académicos y analistas de opinión que lean los ensayos, los reseñen e incluso los critiquen.
Es tiempo de hacer un balance autocrítico de lo hecho hasta ahora, para perfeccionar las convocatorias siguientes, multiplicar los temas y las modalidades de estos concursos, aprender de las experiencias regionales y locales; y fortalecer ese espacio de diálogo llamado COMAIP.
e- mail: ccirior@caip-tlax.org.mx
twiter: @ccirior