¿Alguna vez has estado en una marcha o solo las ves pasar?

  • -¡Uy¡ ya llevamos dos horas y estos no se mueven, quien sabe que tanto gritan- (pip pip)
  • -queremos trabajar o por lo menos salir de este tráfico infernal-

Patricia Luna León

Es el clamor de miles de automovilistas que esperan que los que luchan los dejen pasar, y yo les pregunto ¿Alguna vez han estado en una marcha o solo les molesta.

En muchas ocasiones solo los vemos pasar por las calles, pero no tomamos en cuenta las exigencias que deberíamos tomar como bandera, si como bandera, desafortunadamente estamos inmersos en una zona de confort en la que si Francisco Villa hubiese estado, la Revolución no se habría llevado acabo.

No hay ningún problema bueno siempre y cuando no invada nuestro espacio, nuestro tiempo y nuestras ganas de no oírlos gritar, porque si escucháramos sus voces nos daríamos cuenta de que en nuestro interior es lo que alguna vez hemos querido para nosotros.

La libre expresión y el derecho a manifestarse por medio de marchas es un derecho constitucional,  y ante eso hay que tener cuidado, esto no quiere decir dejar de manifestarse por el contrario el hecho es el deber protegerse.

Desafortunadamente es por todos bien sabido, que existen los que entran a la marcha como parte de ella a hacer desmanes y de esta manera para terminar con la libre expresión de manifestarse, provocando la agresión.

Cuando sucede la agresión injustificada los manifestantes deben hacer uso de piedras, palos o lo que encuentren mientras que  los granaderos, policías o militares se encuentran altamente protegidos y armados.

Buscando a los grupos más vulnerables como son los jóvenes, esos jóvenes que deben de seguir adelante en el manifiesto de sus derechos y hacer escuchar su voz, no oírla sin prestarle atención, darle un giro a lo que está planeado o ha tomado por sorpresa a un gobierno, una nación poco preparada para aprender de la lucha.

Los estudiantes que siempre alzaron su voz desde la candidatura de Peña, fueron los únicos que no van en busca de la política sino de una realidad, de la búsqueda de la realización de un sueño, un sueño lleno de paz, justicia y progreso.

Desde el movimiento “yo soy 132” han sido la piedra en el camino, jamás en la historia de nuestro país se había alzado la voz ante una autoridad presidencial como se ha hecho hasta ahora.

Solo queda el saber diferenciar y exigir el resguardo de nuestros estudiantes ante las manifestaciones que están llenas de infiltrados y pedirles que estén alertas cuando hay más silencio puede surgir la agresión ¿de quién?, de los infiltrados, de los granaderos abrirles las puertas.

Cuídense, pero no se cuiden en las manifestaciones, cuídense de no caer en provocaciones o en la apatía; si no se recuperan a estos 43 chicos se perderá un país que está buscando reencontrarse.

Ir en busca de su libertad, paz y justicia… justicia por sus familias, justicia por un estado, justicia por un país, es por ello que el día de hoy 20 de Noviembre se concentrara la mega marcha que viene de todos los puntos de la República con los padres de los normalistas, que a una sola voz reclama por 43 estudiantes “vivos se lo llevaron, vivos los queremos” “porque todos somos Ayotzinapa”.