La Mujer en la política en Tlaxcala

“La mujer que decida entregarse a la política debe atreverse a ser ella misma rompiendo la anquilosada imagen con la que la sociedad durante siglos encarceló su esencia.” (OCTAVIO PAZ)

                               “ENCLAVE DE GENERO”

El 17  octubre de 1953 cuando formal y legalmente inicia la “vida política” LA MUJER, después de siglos de haber estado relegadas en un segundo y hasta en un tercer plano.

La mujer siempre ha sido un parte aguas del desarrollo en las sociedades donde se desenvuelve, en la familia como hija de familia o como madre de familia, como profesional, en la fabrica o el comercio, pero siempre en la lucha diaria por el desarrollo de su entorno y empoderamiento de nuestro genero.

No se trata de lucha de género, si no es simplemente un universo diferente el de nosotras del cual emergen la intuición, la sutileza, la sensibilidad y la entereza como características de su esencia, haciéndola diferente.

La función asignada a la mujer era  primordialmente la  procreación y el cuidado de la familia, para eso era formada, lo cual jugó un papel loable en la sociedad solo que no se le dio el justo valor a su labor si no se le devaluó en su quehacer.

Aquellas quienes osaran traspasar el umbral se le recriminaba duramente, así lo atestigua la historia.

Es  momento de trascender en otros planos, se nos limita a acceder a lugares que en otros tiempos serian solo atendidos por hombres, sin embargo no bajo nuestro ánimo, ni mermo el espíritu y se responde con determinación y coraje para participar en los diferentes ámbitos de la sociedad y acceder a educación superior,  llegando al grado de intervenir en asuntos políticos.

Octavio Paz dijo: “La mujer nunca ha sido dueña de sí.  Su ser se divide entre lo que es y la imagen que se hace de ella dictada por la familia, escuela, amigas, religión y amante.  Su feminidad se expresa en formas inventadas por el hombre”.

Nietzche afirmaba que “el hombre es algo que debe ser superado”.  Se refería a un superhombre o a una mujer?

Es momento de concretizar al empoderamiento de la mujer en Tlaxcala, es momento de dar paso a otro nivel de desarrollo para nosotras.

Los logros políticos de la mujer se deben sin duda al haber obtenido el derecho de voto lo cual le ha permitido una militancia más activa, tanto eligiendo a sus gobernantes, como incorporándose nosotras misma en las filas de la dirigencia de los diversos órganos del Estado.  Nuestra presencia en la política se deja sentir cada vez con mayor fuerza y vitalidad.  Se han introducido una concepción de nuevos valores en diversos campos como el educativo, jurídico, empresarial, etc. y particularmente en el familiar.  Paradójicamente, la mujer a quien ancestralmente se le consideró frágil y etérea, carga ahora con una gran responsabilidad para cimentar las bases sólidas de la sociedad cuando decide entregarse al servicio público.