Hace 52 años cayó Nava Castillo

Testigos de esa historia y primeros actores de su tiempo hace 52 años,  Leonardo Raúl Macías Betanzos, Raúl Capinteyro Vera, Rubén Tejeda Reza,  Juan José Barrientos Granda, Nicandro Juárez Torres y José Peña Islas, convivieron con un grupo de columnistas, para informar en lo que fue una plural mesa redonda, de la caída en octubre de 1964 del general ANTONIO NAVA CASTILLO, gobernador constitucional del estado, sustituido por el ingeniero agrónomo AARÓN MERINO FERNÁNDEZ, ambos originarios de San Juan Ixcaquixtla.

Líderes y dirigentes universitarios en aquél entonces, el primero de Físico Matemáticas, el segundo de ingeniería civil, de Derecho y Ciencias Sociales los tres siguientes y representante de las preparatorias el sexto y último de los anfitriones, sin dejar de mencionarse  a los que no pudieron estar presentes como el ingeniero Antonio Pérez Día, el doctor Ramón Beltrán López, de Ciencias Económico-Administrativas, Rafael Figueroa Silva;  de la preparatoria diurna  José Luis Ríos Torres,  “El Chelis”, y desde luego se recordaron en la reunión informativa a los que se han adelantado al viaje eterno.

Charla que se extendió por casi tres horas, sirvió para conocer que el jueves 13 de octubre,  en el salón Paraninfo del edificio Carolino de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, se presentará el libro “Puebla 1964”, Memoria de una Gesta Histórica, que llevará como comentaristas,  a partir de las 11.00 horas, al ingeniero RAÚL CARPINTEYRO VERA, al licenciado NICANDRO JUÁREZ TORRES y al licenciado JUAN JOSÉ BARRIENTOS GRANDA, teniendo como comentarista especial al reconocido periodista y escritor don MANUEL SÁNCHEZ PONTÓN, en esos ayeres director de “La Opinión Diario de la Mañana”.

Dado el interés que ha despertado la presentación de este documento histórico hecho libro, producto de un auténtico movimiento encabezado por una grey estudiantil compuesta por  jóvenes luchadores sociales que salieron airosos de ese movimiento que a un poco más de  medio siglo de sucedido se .le considera como un movimiento histórico, esta se repetirá por la tarde en Ciudad Universitaria.

AUTÉNTICO MOVIMIENTO ESTUDIANTIL CON UN GRAN COMPORTAMIENTO SOCIAL

El inicio de este movimiento auténticamente estudiantil, que como dicen sus testigos y actores, no tuvo la iglesia ingerencia alguna, pese a que dentro de sus refriegas ideológicas se dieron  las luchas FUAS-Carolinos, o Liberales-Conservadores, por lo que sus luchadores fueron señalados en sus momentos como agitadores, comunistas, revoltosos y otros calificativos, se dio por un conflicto lechero-autoridades

Fueron los propios estudiantes los que tomaron la decisión de apoyar y defender a los trabajadores lecheros para evitar que entregaran su producto a un peso veinte centavos el litro para la  pasteurización de la leche a través de  tres empresas.

Las movilizaciones se dieron a partir del 14 de octubre de 1964 porque en el Congreso del Estado ya se encontraba la iniciativa correspondiente para  favorecer  la pasteurización de la leche bronca. Represión y amenazas de las autoridades encabezadas por el general NAVA CASTILLLO, su contralor el cxoroel ALFONSO SÁNCHEZ DOMÍNGUEZ, el jefe de la policía, g eneral GILBERGO LEPE RUIZ, el director de gobernación coronel CIRIACO TISTA MONTIEL, el jefe y subjefe de la Policía Judicial del Estado, coronel  FRANCISCO GONZÁLEZ MÁRQUEZ y el teniente coronel JAVIER SOSA DE LA CUADRA, respectivamente, entre otros mandos militares.

Es de esta  manera  como nace el conflicto estudiantes-gobierno, que desembocaría en la caída del gobernador, luego de que una comisión fuera  atendida por el Secretario de Gobernación LUIS ECHEVERRÍA ÁLVAREZ, por instrucciones precisas del presidente de la República, ADOLFO LÓPEZ MATEOS.

El movimiento  estudiantil solicitó  a los diputados locales no aprobar la  Ley de la pasteurización, pero no prosperó su petición   y fueron rechazados. Como siempre ha sido, se hizo caso omiso a los reclamos del pueblo, porque la decisión del mandatario estaba tomada de antemano.

La movilización el 14 de octubre fue reprimida por la policía uniformada y de civil también por órdenes  del gobernador NAVA CASTILLLO, con saldo de  varios lesionados  y muchos  detenidos Esa noche, padres de familia,  lecheros, universitarios de todas las facultades se reunieron en el Edificio Carolino y fueron al edificio de  la Inspección General de Policía ubicado en la calle 7 norte número 1006 esquina con la avenida 12  Poniente, donde todos cantando exigían la libertad  de sus compañeros, lo que no ocurrió.

Asó pasaron vario días, el mismo en tanto el Consejo Universitario, pese a las presiones, así como las interminables amenazas de las autoridades del estado,  tomaron unánime la determinación de mantener con firmeza  el movimiento, en el entendido de que las indicaciones del titular del Ejecutivo estatal eran las  de disolver cualquier intento movilización.

En la más absoluta falta de respeto a los representantes máximos de la autoridad  universitaria, el rector de la máxima casa de estudios, el caballeroso  doctor MANUEL LARA Y PARRA y su secretario general, el licenciado ISAURO GONZÁLEZ MÉNDEZ, quienes pedían un plazo de tres días para que el gobernador resolviera el conflicto, NAVA CASTILLLO, arbitrario y prepotente, les manifestó: “ustedes tienen tres minutos para abandonar este lugar y largarse a chingar a su madre”.

“Se recuerda por todos los que vivimos la terrible odisea del “octubre negro de 1954”, que tan reprobable  conducta del gobernador fue el punto que cerró y selló la caída del servidor público de mayor rango en el estado, porque ya no hubo más pláticas de avenimiento”, relatan a los periodistas los seis miembros que fueron testigos y actores de  tales acontecimientos hoy reflejados con sus propias expresiones en un modesto pero histórico libro-documento.

Igualmente hacen patente los seis relatores que invitaron a sus amig os columnistas  a conocer las primicias del libro que el 23 de octubre de 1964, tuvo lugar  una multitudinaria  marcha jamás vista en Puebla en la que hicieron gala de solidaridad  los universitarios, académicos, lecheros, padres de familia, taxistas, obreros,  representantes de todos los sectores sociales,  que sumaban más de 5 mil, pero según contó uno de ellos que  en las páginas del periódico “El Sol de Puebla”, la manifestación que recorrió la calle 4 sur, avenida  3 Oriente-Poniente, hasta la calle 11 sur y el Paseo Bravo donde encuentra el famoso rloj de “El Gallito”, y a partir de allí hasta llegar al zócalo de la capital poblana  sumó más de 250 mil personas, según las apreciaciones hechas.

Al frente Ramón Beltrán López, Juan José Barrientos Granda y Nicandro Juárez Torres, acuden a la capital del país y son recibidos en Gobernación por LUIS ECHEVERRÍA ÁLVAREZ. Luego de oirlos les pide  regresar a Puebla porque el asunto lo resolverá el gobierno federal del presidente ADOLFO LOPEZ MATEOS, lo que los motiva a entender la decisión de pedirle su licenciada al mandatario. Así lo hacen saber al rector.

SIMILITUD EN LA CAÍDA DEL EJECUTIVO GUERRRENSE RAÚL CABALLERO ABURTO

Antecesor a la caída del general ANTONIO NAVA CASTILLO, se dio el caso del  también  general, gobernador del estado de Guerrero,  RAÚL CABALLERO ABURTO, quien hubo de haber abandonado el poder constitucional, luego de la represión y muerte de estudiantes en Chilpancingo, capital del estado, el día 4 de enero de 1961, cuando estaba a dos años de terminar su mandato correspondiente al periodo 1957-1963, nombrándose gobernador provisional a ARTURO MARTÍNEZ ADAME

El Movimiento Estudiantil-Popular de 1960 en Chilpancingo, correspondió a movilizaciones  realizadas entre los meses de marzo y diciembre de 1960. Al  principio, convocadas por el Comité de la Federación de Estudiantes del Colegio del Estado, encabezado por el líder estudiantil JESÚS ARAUJO HERNÁNDEZ quien junto con grupos de estudiantes universitarios pedian la autonomía de la Universidad de Guerrero (hoy Universidad Autónoma de Guerrero). Hicieron estallar una huelga general el 21 de octubre de 1960, luego una serie de mítines y una enorme manifestación el 20 de noviembre de ese año, con el respaldo de los sectores sociales del estado.

El movimiento culminó con la masacre de entre 17 y 19  muertes el 30 de diciembre en Chilpancingo y la caída de  CABALLERO ABURTO.  El 4 de enero de 1961. No se ha sabido la cifra exacta de muertos. En el 47 aniversario de la masacre el 30 de diciembre de 2007, en acto organizado por la UAG, el Ayuntamiento  y la dirigencia estatal del PRD, se afirmó la muerte de 19 personas. Sin embargo, en otra ceremonia celebrada el mismo día en la Alameda Granados Maldonado se sostuvo la muerte de 17 personas.