Sin principio ni final de Coyotes de Tlaxcala

  • La vorágine de palabras empalagosas del réquiem a Lobos de Tlaxcala sigue a la baja, a pesar de haber dado la cara los hombres de pañalón largo. A la fecha no hay  señales, hasta el mes de julio de saber qué empresa constructora será la responsable de realizar los trabajos de ampliación del Estadio Tlahuicole a pesar de existir ya un proyecto muy adecuado a la plaza (vacante) que se pretende en la Liga de Ascenso 2018.

Hoy, ya no basta seguir dándole pinole en la boca a la noble afición tlaxcalteca, quien solo busca  ver un gramo de a libra sobre el terreno de juego. Algo difícil  si no se les da minutos de juego a los noveles jugadores de Tlaxcala.

Hoy, ni a don Rafa Torre, y mucho menos  Ismael Herrera les calienta el sol al saber del retraso de las obras. Implicando el entorpecimiento para jugar su Torneo de Liga Premier de Segunda División en el Grupo “B”, ya en puerta.

Ahora, faltara ver hasta donde la noble afición cobijara al renovado equipo de Coyotes de Tlaxcala en su peregrinar  sin los hombres de ayer (Campeones).

Y habrá que ver hasta donde el gobierno de Marco Antonio Mena podrá meterle el hombro para aportar ese gasto a la infraestructura deportiva de expansión. Que bien se lo merece el estado.

TIPSSS…tipss….Sera a principios del año 2018, cuando la CONADE  volteé los ojos a Tlaxcala y se apliquen recursos federales a obras de ampliación. El Polideportivo de la capital tlaxcalteca  “duerme el sueño de los justos” al no innovar mejor y mayor actividad masiva en su centro de recreación. Sabrá la ¿alcalde Anabel Avalos?…El espectáculo de la Huamantlada 2017 ,sabía usted, se iniciara a las 10:30 del día. “Cero Tolerancia”, dijo la Segob….pufff, ya veremos.

Abraham Acosta Barba.