Juan Pablo Piña traicionó y quiere ser el salvador del PRI poblano

  • Guillermo Deloya Cobián uno de los abocados por la dirigencia
  • El CEN definirá a fin de año quien sustituye a Pablo Fernández

Ahora resulta que ya hay un salvador del derruido PRI.

Que cuando Pablo Fernández del Campo Espinoza, deje el partido en noviembre o diciembre, pueda llegar a dirigirlo alguien que traicionó a instituto político en el 2010, por el hecho de que no fue tomado en cuenta para ser diputado federal, primero, y luego diputado local y se unió a “Compromiso por Puebla”.

Aquel que llegó al actual gobierno del estado como Secretario de Servicios Legales y Defensoría Pública y desde donde se instrumentaron los despidos de miles de burócratas.

Hijo de uno de los ex gobernadores que apoyaron e impulsaron al candidato del PAN que le arrebataría la gubernatura al PRI después de más de 80 años de gobernar en Puebla.

Hablamos precisamente de Juan Pablo Piña Kurczyn, quien luego de salir del gobierno ahora tiene como premio de consolación la Secretaria de la Fundación Colosio en el Partido Revolucionario Institucional.

¿Pero serán tan ciegos los priistas como para darle la dirigencia, aunque hecha polvo, a alguien que ya los traicionó una vez?.

Conste que es pregunta.

OTRO MAS QUE QUIERE LA DIRIGENCIA

En la danza de quienes buscan recuperar lo poco que queda del PRI hay quienes se anotan, hay otros que esperan que los tomen en cuenta y algunos que suspiran en obtener algo, pero no tienen ni siquiera la más remota posibilidad de lograr tomar las riendas, bueno los mecates desgastados del tricolor.

En fin que el Presidente Nacional del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político –ICADEP- Guillermo Deloya Cobián, es uno de los que a través de sus relaciones en el Comité Ejecutivo Nacional del PRI pudiera sustituir a Pablo Fernández del Campo.

Los otros:

Enrique Doger Guerrero, es calificado de simular y abandonar al PRI y su candidato a la Presidencia Municipal.

Alejandro Armenta Mier, se ha descartado él mismo y señala que aspira a la gubernatura en el 2018 o la Presidencia Municipal de Puebla.

Javier López Zavala es considerado un traidor al partido que le había dado todo al operar con el nuevo Partido Social de Integración en favor de la Coalición “Puebla Unida”.

Blanca Alcalá Ruiz, sigue operando y espera el impulso de Manilo Fabio Beltrones o Emilio Gamboa Patrón para obtener el juguetito llamado PRI y así utilizarlo para el 2018.

Leobardo Soto Martínez, no está interesado en la dirigencia y sí en su trabajo a partir del 2014 en el Congreso Estatal y su liderazgo.

A José Marun Doger Corte, no le alcanzan sus canicas para lograr la dirigencia y no tiene cuadros que lo respalden.

Claudia Hernández Medina ya fue Secretaria General en el CDE y Presidenta del Comité Municipal y no está en esos planes. Es probable que le den un encargo en alguna delegación en Puebla.

Juan Carlos Lastiri Quirós no se bajará de la Subsecretaria de Desarrollo Social federal y es el Presidente estatal del PRI electo en el 2010 y con licencia, por lo que no regresará.

Roberto Enrique Agüera Ibáñez sigue en la puja por la dirigencia, aunque podría ser ubicado en el gobierno federal en un cargo dentro de la SEP.

Jaime Alcántara Silva, ya fue llamado al gobierno federal y es posible que tome un nuevo encargo.

Jorge Morales Alducin, ex candidato del PRD a la Presidencia Municipal nada tiene que hacer y en el CEN ni siquiera lo toman en serio.

Nada más una pregunta:

¿Cuántos más levantarán la mano?

 

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS

Correo: lagg9756@yahoo.com.mx

Twitter: @Luiguiglez