Mujeres en el poder tú no puedes pedir un lugar que por derecho de universo te corresponde

El tema del día internacional de la mujer de este año es el firme llamado de la campaña Beijing + 20 de ONU mujeres: “Empoderando a las Mujeres, Empoderando a la Humanidad: ¡Imagínalo!”.

Athenea

Retomando el inicio de la afirmación en el posicionamiento de las mujeres actualmente de pedir un lugar, el cual ya tienes por orden de universo y que es más bien el reconocernos y sabernos poderosas para ocupar los lugares en los distintos roles de la sociedad.

Nosotros somos quienes ponemos la barrera mental y por lo tanto la acción hacia nuestro empoderamiento, la cual, la tenemos desde el momento en que nacemos, en cualquier lugar del planeta.

Hablar de empoderamiento no solo significa ostentar los lugares en el que nuestra propia acción diaria da como resultado un cambio en las sociedades y en el planeta.

Cuando nos sabemos poderosas asumimos en el día con día la toma de decisiones para poder hacer sentir, vibrar a nuestros iguales, o sea, los hombres a que somos uno mismo para poder enfrentar los retos desde nuestro hogar, desde el trabajo, desde la escuela, desde lo profesional, comercial, financiero y hasta la mujer que menos posibilidades tiene en la sociedad pero que se le ha encomendado el reto más complejo que es el de procrear y de ser madre, en ese momento, ella se sabe poderosa para poder defender y darle una forma de vida a un nuevo ser que el mismo instinto te va marcando las pautas de sobrevivencia en el planeta y el entorno en el que te desarrolles, por lo que  la afirmación de que solo tomemos el lugar que nos corresponde, es veraz y es convencernos a nosotros mismas el solo ocupar los lugares y dar el resultado para dicho empoderamiento y evolución de la raza humana a través de las mujeres y así dar paso al poder compartir con nuestros iguales los hombres y poder encontrar las proyecciones que se han dado por un planeta 50-50 en el 2030 por la igualdad de género.

En la diferencia de nuestra naturaleza está la coincidencia de la igualdad, nuestros retos son muchos, muchos los hemos logrado, como la maternidad voluntaria, los derechos de ejercer la sexualidad libremente, el derecho al trabajo, el derecho a los mismos salarios, el derecho a las mismas oportunidades en la toma de decisiones y los que nos faltan los podemos mencionar  como solo tomar el compromiso de ser mujeres., recordándole a nuestra sociedad que diariamente estamos ocupando nuestros mejores talentos en hacer sociedades en busca del bienestar.

Las celebraciones son diversas y las demandas más, pero desde la perspectivas que lo tomes y lo asumas será el resultados que tengas en tus manos. En el Estado de Tlaxcala  la historia  de sus mujeres y hombres, al ser una raza aguerrida, fuerte y orgullosa a realizado grandes avances en la materia, aunque todavía es largo y complejo el camino, pero en las divergencias sabremos tener coincidencias.

Un 8 de marzo más y la historia seguirá dando cuenta de los resultados de sus mujeres orgullosas y trabajadoras que día con día dan muestra de una mejor sociedad.