La aterradora ‘maldición’ de ser ciudadano común en Tlaxcala

“Sindicato 7 de Mayo” Caiptlax, OFS, FP, y los 32 legisladores locales, y la Senadora Martha Palafox Gutiérrez ….violentaron su quehacer vergonzosamente, timaron a su gente, se privilegiaron ellos: Hoy, las normas, para que realmente sirvan al propósito de construir sociedades justas e igualitarias quedaron en el ostracismo y no cumplen algunos requisitos, entre ellos, diseñarse sin “dedicatoria” para individuos o grupos determinados ni para favorecerlos ni para perjudicarlos y, sobre todo, aplicarse a todos por igual, sin distinciones de ninguna índole.
Hacerlo de forma distinta implica pervertir el sistema y generar privilegios de líderes, lo cual nos coloca exactamente en la dirección opuesta a la posibilidad de que las reglas sirvan al propósito de construir verdaderas democracias.
Se trata de condiciones simples que en teoría no debieran representar ninguna complicación para llevarlas a la práctica, pero que a las autoridades tlaxcaltecas, de todos los niveles, parecen resultarles imposibles de cumplir.
Por comodidad, por conveniencia política o por una ausencia de convicción democrática, nuestras autoridades suelen preferir, con insana frecuencia, aplicar la ley, sin contemplaciones, solamente a aquellos miembros de la sociedad que no son capaces de oponer resistencia.
La regla le queda clara a todo mundo desde hace mucho tiempo: quien posee un cierto “estatus” económico, político, gremial y, por ende, un determinado poder, goza del “privilegio” de oponerse a las reglas y vencer a la autoridad en el propósito de hacerle cumplir las leyes. Recordemos que Tlaxcala vivió 12 años en la impunidad y bajo el hartazgo Orticista.
De acuerdo con los datos que los reporteros de Observador recabaron en las calles, al implementar ayer el operativo de revisión, personal de la Secretaría de Seguridad Pública, la Recaudación de Rentas del Estado y la subsecretaría de Comunicaciones y Transportes sometieron a revisión a todo el que no mostraba contar con su documentación en regla.
¿Quiénes escaparon a la aplicación de la regla? Fundamentalmente los conductores de unidades del transporte público a quienes solamente se les entregaron “advertencias” para que se pongan al corriente en el pago de tenencia y derechos vehiculares. Consté, el peligro es latente en la zona oriente y sur del estado.
¿Cuál es la lógica detrás de la aplicación dispareja de la norma por parte de las autoridades estatales?
La explicación, por más que nuestros funcionarios pretendan recurrir a frases hechas, es sólo una: dado que los transportistas (Mototaxis) son un grupo organizado cuyos miembros han mostrado repetidamente su capacidad de movilización, las autoridades prefieren “no molestarlos” ni “provocarlos”, pues no están dispuestas a pagar el costo político de aplicar la ley.
¿Y los ciudadanos comunes y corrientes? Esos, que se aguanten.
Quien posee un cierto ‘estatus’ —económico, político, gremial— goza del ‘privilegio’ de oponerse a las reglas y vencer a la autoridad, verdad…